Los 20 mejores recetas para comer cuando se amamanta

Los 20 mejores platos para comer cuando se amamanta

Mejores recetas durante la lactancia

Estas sabrosas comidas te asegurarán que tengas mucha energía para amamantar y también están repletas de ingredientes para aumentar los nutrientes que puedes transmitir a tu bebé y ayudar a la producción de leche materna.

Gambas a la parrilla con ensalada de hinojo

 
 

Gambas a la parrilla con ensalada de hinojo

 

Aunque los mariscos a menudo están fuera del menú durante el embarazo, una vez que nazca tu bebé, puedes comerlos. Los langostinos a la parrilla son un plato saludable y hacen un almuerzo rápido y fácil. Necesitarás 40 minutos para prepararlo, e incluso puedes preparar la ensalada de col y marinar los camarones la noche anterior para ahorrar tiempo. Mira la receta completa aquí.

Sopa de verduras y cebada

 
 

Sopa de Cebada Vegetal

 

La cebada es una gran fuente de fibra, por lo que esta sopa proporcionará mucha energía para la lactancia materna y asegurará que tu digestión se mantenga saludable. Agrega cualquier verdura de la temporada para un almuerzo caliente y saludable. Espárragos, guisantes, habas, judías verdes, brócoli, acelgas y espinacas. Echa un vistazo a la receta completa aquí.

Salmón con pesto

 
 

Filetes de Salmón con Pesto

 

Rico en ácidos grasos omega-3 que tu bebé necesita para un desarrollo cerebral saludable, el salmón es ideal para la lactancia materna. Sano y fácil de preparar, ya sea que quieras hacer tu propio pesto, o que simplemente quieras comprar un frasco en el supermercado, esto va a ser un éxito para toda la familia. Echa un vistazo a esta rápida y fácil receta de Salmón con Pesto aquí.

Pastel de espinacas con queso feta y patatas integrales

 
 

Pasteles integrales de espinacas, patata y queso feta

 

Hay un compuesto en las espinacas llamado ácido oxálico, que bloquea la absorción de calcio y hierro, pero puedes resolver este problema combinando las espinacas con un alimento rico en vitamina C, como el brócoli o un vaso de jugo de naranja. Estos pasteles de patata son un gran tentempié o almuerzo ligero, que puedes preparar por adelantado para ese almuerzo con los suegros, o para la próxima comida con tu madre. Echa un vistazo a la receta completa aquí.

Moussaka de cordero griego

 

Moussaka griega de cordero

 

El cordero es rico en hierro, y combinarlo en una moussaka significa que obtendrás energía de la patata. A diferencia de la versión tradicional, la salsa cremosa está hecha de yogur bajo en grasa, lo que la convierte en un plato saludable para toda la familia. Lee aquí la receta del cordero moussaka griego.

Cuscús con siete verduras

 

Cuscús con siete verduras

 

Aumenta tu consumo de verduras y también aumentarás tu consumo de vitaminas y minerales, lo cual es necesario para asegurarte de mantener un sistema inmunológico saludable y evitar que te sientas agotada durante este momento tan importante. Esta receta es también buena para cuando tu bebé está comiendo más que la leche materna. Lee la receta completa de Cuscús con siete verduras aquí.

Buñuelos de zanahoria y remolacha

 

Buñuelos de remolacha y zanahoria con salsa de eneldo y yogur

 

La remolacha contiene sílice, que ayuda al cuerpo a utilizar el calcio, que es importante para un esqueleto sano. Además, estos buñuelos de zanahoria y remolacha se sirven con yogur, también una buena fuente de calcio.

Listos en 25 minutos, estos llamativos buñuelos serán un éxito para toda la familia. Si tienes un niño pequeño quisquilloso, el brillo de la remolacha le llamará la atención. Con patatas, zanahorias y remolacha, también estás en camino de conseguir tus cinco al día. Echa un vistazo a la receta completa de buñuelos de zanahoria y remolacha aquí.

Ensalada tibia de pollo con trigo búlgaro

 

Ensalada tíbia de pollo, verdura y trigo búlgaro

 

El pollo combinado con trigo búlgaro te asegurará que estés obteniendo mucha proteína, lo que te mantendrá llena hasta el almuerzo y te asegurará que no estás comiendo calorías vacías mientras amamantas.

Tan deliciosa como saludable, esta rápida y fácil ensalada de pollo y trigo búlgaro definitivamente tiene más sabor que otras que podrías haber probado. Listo en 20 minutos, guárdalo para una cita para almorzar o una cena rápida a mitad de semana. Puedes ver la receta de esta ensalada aquí.

Sardinas a la siciliana con pasta y judías verdes

 

Sardinas a la siciliana con pasta y judías verdes

 

Además de ser un pescado graso, las sardinas también le dan 325 mg de calcio por cada 3 onzas para ayudar a mantener fuertes tus huesos y los de tu bebé.

Un gran plato para preparar durante la lactancia, aunque las sardinas no sean tu tipo de pescado favorito, te resultará difícil decir que no a este plato. Listo en 15 minutos, esta es una gran receta para guardar para una rápida cena. Echa un vistazo a la receta de sardinas al estilo siciliano aquí.

Tarka Dahl

 

Tarka Dahl

 

Con lentejas, el dahl es un buen plato de bajo costo que es ideal para el almuerzo y contiene ingredientes que estimulan la fibra.

Si hay un aparato de cocina que necesitas con un bebé en la casa, es un aparato de cocción lenta. Simplemente mete todos los ingredientes y espera de tres a cuatro horas y tendrás un dahl del que estar orgullosa. Sugerencia para la mamá: haz mucha cantidad y congélalo en porciones descongelables para las noches en las que no te puedas enfrentar a la cocina. Puedes encontrar la receta completa aquí.

Chocolate caliente 5 Maneras

 

Chocolate caliente 5 Maneras

 

Haz tu chocolate caliente con leche y aumentarás tu consumo de calcio.

Esta receta es la bebida caliente perfecta si estás alimentando a un bebé en invierno. Si estás buscando más bebidas sin alcohol y sin cafeína ahora que estás amamantando, echa un vistazo a nuestros favoritos cuidadosamente seleccionados. Mira aquí las cinco maneras diferentes de hacer tu receta de chocolate caliente.

Pastel de Pescado con Cubierta de Queso

 

Pastel de pescado con salsa de queso y puré de patatas

 

El pescado es rico en proteínas, que es un componente importante de la leche materna, por lo que consumir muchos alimentos ricos en proteínas como este pastel de pescado puede ayudar a maximizar el suministro de leche. Con cobertura de queso y leche, ambas contienen calcio, tendrás una cena agradable para la lactancia materna.

Este pastel de pescado está lleno de proteínas y es tan reconfortante como suena. Listo en 50 minutos, esta receta sirve seis raciones, así que tendrás suficiente para el almuerzo de mañana también. Echa un vistazo a la receta aquí.

Crumble de Pera y Frambuesa

 

Crumble de Pera y Frambuesa con Avena

 

Además de ser muy reconfortante, este crumble de pera y frambuesa es rico en vitamina C para ayudar a la absorción del hierro, que tú y tu bebé necesitáis para prevenir la anemia. Añade también una buena porción de natillas para un golpe de calcio.

Esta receta será un éxito para toda la familia. Elaborado a base de peras, azúcar y frambuesas, se trata de un postre rápido y fácil de preparar. Lee la receta completa de Crumble de Pera y Frambuesa aquí.

Crepes de espinacas con setas

 

Crepes de setas y espinacas sin gluten

 

Rico en vitamina B6, las crepes de espinacas son ideales para aumentar tu energía mientras amamantas. Ten a mano una bolsa de espinacas congeladas para un gran brunch de última hora, serás capaz de prepararlas en media hora.

Ideal para las «madres sin gluten», estas crepes son el estímulo perfecto después de esas noches de insomnio con un recién nacido. Utiliza cualquier tipo de setas y escoge tu queso favorito para el relleno – el feta funciona tan bien como el cheddar. ¡Ñam!

Lee la receta completa de Crepes de espinacas con setas aquí.

Agua de flores de hibisco

 

Agua de flores de hibisco con pétalos de rosa

 

Es importante que te mantengas hidratada durante el embarazo, ya que la lactancia puede ser bastante deshidratante. Esta bebida de flores de hibisco es refrescante – perfecta si estás amamantando a un bebé en verano.

Todo lo que necesitas para esta sencilla receta es té de flores de hibisco, jarabe natural, canela, agua, hielo y flores comestibles. Estará lista en cinco minutos (¿quién necesita Starbucks?). Ya que hablamos de bebidas, puedes encontrar aquí algunas de nuestras bebidas sin alcohol y sin cafeína favoritas, adecuadas para la lactancia materna. Echa un vistazo a la receta completa de Agua de Flores de Hibiscus aquí.

Teriyaki de carne en tazas de lechuga

 

Teriyaki de carne en tazas de lechuga

 

Aumenta tu consumo de hierro con este sabroso plato de carne teriyaki. Te asegurarás de que tus niveles de energía permanezcan constantes.

Es posible que te hayas perdido el sushi durante todo el embarazo, pero ahora puedes empezar a añadir tu cocina favorita a tu dieta. La ensalada teriyaki de carne se sirve en tazas de lechuga (¡sin necesidad de cuchillos ni tenedores!) para que puedas enrollarlas en porciones apetitosas que a toda la familia le encantarán. En esta receta, haces tu propia salsa teriyaki, pero si tienes prisa, la comprada en la tienda también servirá. Lee la receta completa de aquí.

Pimientos rellenos de lentejas

 

Pimientos rellenos de lentejas

 

Rico en proteínas de las lentejas y vitamina C de los pimientos, este plato de pimientos con lentejas te asegurará que obtengas los nutrientes correctos para ayudar al crecimiento de tu bebé y mantenerlo saludable.

La receta está repleta de fibra y proteínas y es una gran opción para las madres vegetarianas (y futuras mamás). Simplemente cocina las lentejas, fríe las verduras y rellena los pimientos por la mitad antes de hornear durante 25-35 minutos. Agrega esta receta a tu libro de cocina para una cena rápida entre semana. Lee la receta completa de los Pimientos Rellenos de Lentejas aquí.

Coliflor con queso

 

Coliflor con queso

 

El queso en este plato de queso de coliflor es una fuente de lácteos, por lo que aumentará tu consumo de calcio y vitamina D, necesarios para tener huesos y dientes fuertes.

Te encantará esta receta – también es muy buena para marcar si eres vegetariano o no puedes/quieres comer gluten. Esta versión no requiere salsa bechamel, pero utiliza crema fresca y dos tipos de queso diferentes. Una buena receta si buscas una cena rápida, está lista en 40 minutos. Lee la receta completa de queso de coliflor aquí. ¡Delicioso!

Albóndigas de pavo

 

Albóndigas de pavo

 

No toda la salsa de tomate es mala. Hacer esta versión con albóndigas de pavo aumenta tu consumo de vitamina C, lo que asegurará que tu sistema inmunológico se mantenga fuerte, además de que el hierro sea absorbido por el pavo. Las alubias horneadas en el plato ayudan a que la carne dé para más y se pueden llegar a hacer 20 albóndigas, esto debería ser suficiente para el almuerzo de hoy y mañana. Lee la receta completa de albóndigas de pavo aquí.

Estofado de carne de ternera y albóndigas

Esta receta de estofado de carne es rica en hierro, que necesitas para asegurarte de que tienes mucha energía. Aunque el amamantamiento no agota las reservas de hierro, si lo haces diariamente, te asegurarás de que no te sientas tan cansada.

Perfecta si estás alimentando a un bebé en invierno, este guiso es abundante, saciante y sabroso. No es adecuado para una cena rápida, ya que tendrás que dejarlo hirviendo a fuego lento en el horno durante tres horas! Esta receta de estofado de carne y albóndigas sirve para cuatro raciones, así que serán suficientes para el almuerzo del día siguiente.

Deja un comentario