Cómo limpiar a tu bebé

Tu recién nacido no necesita un baño diario – eso podría resecar su piel sensible. En vez de eso, trata de limpiarlo, usando sólo agua tibia y algodón.

Pasos para limpiar a tu bebé

Desvestir a tu bebé

Elige un momento en el que tu bebé no esté cansado o hambriento, para que el proceso sea lo menos estresante posible, y luego acuéstalo en un cambiador en una habitación cálida. Desnúdalo, pero déjale el pañal puesto en caso de accidente.

Usa agua, no jabón

Usa bolas de algodón mojadas en agua hervida y enfriada para limpiarlo. Exprime las bolas de algodón para que no estén demasiado mojadas. Debes evitar el uso de jabón, ya que sería demasiado agresivo para la delicada piel de tu bebé.

Limpia sus ojos

Comienza limpiando suavemente alrededor de los ojos desde la esquina interior hacia afuera. Usa un pedazo de algodón limpio para cada ojo para prevenir la propagación de infecciones.

Tranquilízalo

Luego, limpia las mejillas y la nariz de tu bebé con otra bola, antes de limpiar los pliegues de su cuello donde la leche podría quedar atrapada. Habla con tu bebé durante el proceso para que se sienta seguro.

Ten cuidado con sus orejas

Usa un pedazo de algodón fresco para limpiar alrededor de sus oídos pero nunca inserte nada en el canal auditivo, ya que esto podría causar daño.

Limpia el muñón umbilical

Límpiale la barriga y las axilas. Los bebés parecen acumular mucha pelusa entre sus dedos, así que presta atención a esta área. Si el muñón umbilical se ha ensuciado, límpialo con otro trozo de algodón.

Mantenlo caliente

Seca la parte superior con una toalla suave y tibia, para que el bebé no se enfríe. Ponle un body limpio, dejándolo sin cerrar.

Limpia cuidadosamente a tu bebé de adelante hacia atrás para evitar propagar infecciones. Si tu bebé es varón, límpiale el pene hacia abajo, teniendo cuidado de no tirar del prepucio hacia atrás y limpia alrededor de los testículos.

Quítale el pañal y, cambiando el trozo de algodón con frecuencia, límpiale el trasero y la vagina.

Ponle un pañal nuevo

Limpia entre los pliegues de sus piernas, donde podría estar un poco sudoroso, y sus pies, y luego vístelo con un pañal nuevo. Ahora olerá lo suficientemente dulce como para que sólo necesite bañarse una o dos veces por semana.

Deja un comentario