40 semanas de embarazo: Consejos, síntomas y qué esperar

SEMANA 40 DE EMBARAZO

Bebé a las 40 semanas de embarazo

A las cuarenta semanas de embarazo, te estás acercando ya al final del viaje del embarazo y estás cerca de conocer a tu propio bebé! Averigua lo que le está pasando a tu bebé y a tu cuerpo y cualquier síntoma que puedas experimentar ahora que has llegado a la semana 40 de embarazo.

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 40 semanas?

Tu bebé está completamente crecido y listo para nacer y tiene el tamaño de una sandía. Pesará entre 2,5  y 4 kilos, y por lo general medirá entre 48 y 55 centímetros, aunque podría ser más grande o más pequeño una vez que finalmente le conozcas.

Tamaño bebé a las 40 semanas de embarazo

¿Qué hace mi bebé a las 40 semanas?

Es el final oficial de tu embarazo, pero es posible que tu bebé aún no se dé cuenta. Alrededor del 30% de los embarazos duran más de 40 semanas. Aguanta, ya casi es hora de que conozcas a tu pequeño. Mientras aún vive dentro de tu estómago, todavía le estás proporcionando los anticuerpos que necesita para combatir las infecciones durante los primeros meses de su vida. Si decides amamantarle, obtendrá más anticuerpos para fortalecer su sistema inmunológico y obtendrá aún más del calostro que le darás de comer durante los primeros días de su vida. 

Una vez que nazca, no hay duda de que primero comprobarás si tu hijo es un niño o una niña. Una vez que esa emocionante revelación ha terminado, hay mucho que admirar. Sus manos y pies, y por supuesto, sus ojitos. Los bebés al nacer sólo pueden concentrarse a una pulgada de distancia, por lo que es posible que al principio parezcas un poco borrosa, pero asegúrate de hablar mucho con tu bebé, ya que reconocerá tanto tu voz como la de tu pareja.

Cuando tu bebé salga, es posible que notes que todavía está enroscado en la posición fetal. Después de estar en una posición durante tanto tiempo, tu pequeño tardará un rato en darse cuenta de que tiene mucho espacio para desplegarse – además, es reconfortante para él estar en la postura fetal, ya que es la única posición que ha conocido hasta ahora. Trata de envolverlo para recordarle la posición acogedora que adoptó en tu útero.

Qué hacer esta semana

Aunque hayas llegado a las 40 semanas de embarazo, no hay garantía de que tu bebé quiera salir todavía. Muy pocos bebés llegan en la fecha prevista de parto y, en realidad, pueden aparecer en cualquier momento entre las semanas 37 y 42. Sin embargo, si no puedes esperar a conocerle, hay algunas cosas que puedes hacer para acelerar el proceso. Aquí están algunas de ellas…

Formas naturales de inducir el parto

Síntomas a las 40 semanas de embarazo

Estimulación del pezón

Esto puede liberar oxitocina, que hace que el cuerpo tenga contracciones. Frota o envuelve suavemente tus pezones, o pídeselo a tu pareja. Alternativamente, si no es demasiado doloroso, usa un sacaleches. Sin embargo, debido a que esta actividad puede sobreestimular tu útero, es mejor hacer esto cuando estás siendo monitoreada, en lugar de intentarlo en casa.

Sexo

Puede que no estés preparada para esto ahora mismo, pero si tienes la suerte de estar de humor (y algunas mujeres se sienten bastante desenfrenadas), un orgasmo puede ser un desencadenante de la contracción. Además, el semen contiene prostaglandinas que ayudan al cuerpo a prepararse para el parto. ¿No es genial la biología?

Subir escaleras

No quieres agotarte totalmente (después de todo, tienes trabajo que hacer) pero subir las escaleras puede ayudar aún más que hacer una caminata larga y cansada, posiblemente porque estás dando pasos más grandes y levantando las piernas más alto, lo que ejerce más presión sobre el cuello del útero.

Comer piña

Hay un montón de historias sobre alimentos que inducen el parto con algunas mujeres que juran que los alimentos picantes sacan al bebé.  Los alimentos que contienen albahaca y orégano o jengibre también se dice que funcionan, así como la piña, ya que contiene la enzima bromelina que podría ayudar a madurar el cuello uterino.

Acupresión

Similar a la acupuntura, esta técnica utiliza los dedos en los puntos de presión en lugar de las agujas.  Trata de aplicar presión en el paladar superior de tu boca, la zona de tus dedos entre el dedo índice y el pulgar, y por encima del tobillo – hay un punto de presión alrededor de cuatro dedos por encima de él.

¿Qué hace mi cuerpo a las 40 semanas?

El peso de tu bebé en el cuello del útero ejercerá presión sobre los tejidos, lo que ayuda a adelgazarlos (lo que se conoce como maduración) y a abrirlos para que estén listos para parir. Si tu matrona te hiciera un examen interno ahora, puede que descubra que ya tienes un par de centímetros de dilatación, incluso si no has tenido ninguna contracción.

El médico o la matrona también revisarán muchas otras cosas: harán un ultrasonido para observar los movimientos respiratorios, el tono muscular y el movimiento general de tu bebé, así como la cantidad de líquido amniótico que lo rodea, realizarán una prueba de cardiotocografía fetal y también revisarán tu cuello uterino para ver su posición, su suavidad, su grado de dilatación y su maduración.

Si no comienza el parto pronto, es probable que se te induzca la semana que viene o la semana siguiente.

Síntomas a las 40 semanas de embarazo

Romper aguas

Como mencionamos la semana pasada, el momento embarazoso cuando se rompe aguas en público es principalmente cosa de películas, ya que la mayoría de las mujeres experimentan su ruptura de aguas mientras ya están en el hospital y en proceso de parto. Mientras que menos del 15% de las mujeres experimentan la ruptura de aguas antes del parto, si experimentas esto, ya sea un chorro o una pequeña fuga, llama a tu médico de inmediato, ya que esto significa que el proceso de parto comenzará dentro de las próximas 24 horas, o que tu médico lo iniciará por ti. Romper aguas significa que el saco amniótico que ha estado rodeando a tu bebé durante los últimos nueve meses se ha roto. El líquido amniótico es incoloro e inodoro, así que si rompes aguas y notas algún color verde y marrón, llamea a tu médico inmediatamente, ya que podría significar que tu bebé ha tenido una evacuación intestinal en el útero.

Insomnio

A medida que el gran día se acerca más que nunca, es cada vez más difícil conciliar el sueño. Evita la cafeína e invierte en una almohada para el embarazo para hacer un poco más fácil el quedarse dormida.

Calambres en las piernas

Llevar todo ese peso extra causará un gran impacto en tus piernas, y puede venir en forma de espasmos desagradables y dolorosos en las piernas. Flexionando los tobillos y los dedos de los pies hacia la espinilla puede ayudar a aliviar algo del dolor.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continuas utilizando este sitio, consideramos que estás de acuerdo con esto. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar