29 semanas de embarazo: consejos, síntomas y qué esperar

SEMANA 29 DE EMBARAZO

Bebé a las 29 semanas de embarazo

A las veintinueve semanas de embarazo, tu bebé se está retorciendo y tú serás una visitante frecuente del baño (¡Qué glamuroso!). Averigua más acerca de lo que tu bebé y tu cuerpo están haciendo y los síntomas comunes que debes tener en cuenta a las 29 semanas de embarazo.

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 29 semanas?

Esta semana, tu bebé se está acercando bastante a la longitud de su nacimiento, entre 39 y 41 centímetros de largo. También pesa ahora entre 1,10 y 1,30 kilos, y esta semana marca un cambio en su peso: en las próximas 12 semanas, duplicará o incluso triplicará su peso actual. De acuerdo con las comparaciones de frutas y verduras, tu bebé tiene ahora el tamaño de una calabaza.

Tamaño bebé a las 29 semanas de embarazo

¿Qué hace mi bebé a las 29 semanas?

Ahora que tu bebé es mucho más grande, definitivamente empezarás a notar patadas y retortijones más vigorosos y regulares. Incluso puede patear cuando está dormido, igual que tú te mueves durante la noche tratando de ponerte cómoda.

Tu bebé responderá a todo tipo de estímulos, desde la comida que comas hasta los sonidos y la luz que puede detectar desde el útero. No hay un número determinado de veces que tu bebé deba moverse, cada niño es diferente, pero debes comenzar a monitorear las patadas dos veces al día, por la mañana y por la noche, y es más fácil hacerlo acostado o sentado, ya que es más probable que tu bebé se anime cuando tú estés descansando. Cuenta hasta diez y controla todos sus movimientos.

Si notas que tu bebé no se ha movido más de lo que crees que es normal, trata de ponerlo en movimiento tomando un vaso de agua fría y helada o comiendo un bocadillo. Si eso no funciona, llama a tu médico para que te aconseje.

Cuando se trata del cuerpo de tu bebé, su cabeza está creciendo para hacer espacio para su cerebro en desarrollo, y sus músculos y pulmones están madurando.

Síntomas comunes a las 29 semanas de embarazo

Síntomas a las 29 semanas de embarazo

Micción frecuente

¿Te has encontrado constantemente necesitando ir al baño? A medida que tu útero se expande y crece, tendrás una mayor necesidad de ir al baño. Definitivamente no reduzcas tu consumo de agua ya que el agua potable es vital y ayudará a aliviar muchos de los síntomas que trae el embarazo. Mantenerse hidratada también evita que comience el parto antes de tiempo. Así que bebe.

ITU

Me temo que hay más traumas en el baño. Ahora que estás en tu tercer trimestre, eres más susceptible a las infecciones del tracto urinario, así que si te quema cuando vas al baño, habla con tu médico para que te aconseje. 

Venas varicosas

Otro síntoma encantador del embarazo, las venas varicosas afectan a casi el 40% de las madres embarazadas. Algunas mujeres las encuentran dolorosas, mientras que otras no tienen sensación de incomodidad, y si tu madre las tuvo, es probable que tú también las tengas. Para tratar de evitarlas y minimizarlas, prueba con medias especiales de maternidad y sigue moviéndote para mantener la circulación. 

Dificultad para dormir

Sabemos te ha estado sucediendo durante semanas, pero lamentablemente ahora tampoco vamos decirte que vaya a parar pronto. Asegúrate de no tomar mucha cafeína y trata de hacer ejercicios ligeros como caminar o hacer yoga para cansarte cuidadosamente.

Migrañas o dolores de cabeza

Los dolores de cabeza y las migrañas, que han sido un síntoma frecuente, podrían ser más probables si estás deshidratado o si no puedes dormir. Los dolores de cabeza también pueden ser el resultado de un nivel bajo de azúcar en la sangre, así que come con regularidad comidas lentas para mantenerlo.

Mamas que gotean

Ni siquiera has dado a luz todavía, pero es posible que tus senos ya estén goteando pre-leche conocida como calostro. Es hora de empezar a comprar almohadillas para los senos (¡Oh, el glamour!).

Dolor de espalda, caderas o piernas

Estar adolorida es lo que se espera cuando se está cargando un peso extra. Tu bebé también está presionando en casi cada parte de tu cuerpo y causándote dolores y malestares generales. Tus articulaciones y ligamentos se están ablandando en preparación para el parto, lo que significa que están menos equipados para hacer frente a este peso y trabajo extra.

Acidez estomacal

Hola oscuridad, mi viejo amigo.  Si este síntoma desagradable te mantiene despierta por la noche, aléjate de los energizantes como el café o el chocolate antes de acostarte, y trata de evitar comer demasiado cerca de la hora de acostarte. 

¿Qué hace mi cuerpo a las 29 semanas?

Probablemente has estado visitando el baño con más frecuencia desde que te quedaste embarazada, pero como tu bebé es tan grande, ahora está ejerciendo una gran presión sobre tu vejiga, ¡así que es probable que esas visitas al baño se tripliquen en estos momentos!

Por muy tentador que pueda sonar abstenerse de tomar líquidos, es crucial que te mantengas hidratada – no importa cuántas veces las visitas al baño interrumpan tu sueño – porque en casos extremos, la deshidratación puede llevar a un parto prematuro.

También puedes notar que al reírte, toser o estornudar pierdes pequeñas cantidades de orina, lo que se conoce como incontinencia de esfuerzo. Es debido al peso de tu bebé empujando hacia abajo los músculos del suelo pélvico, lo que controla el flujo de orina fuera de tu cuerpo. Mantén el suelo pélvico tonificado haciendo ejercicios diarios. 

Qué hacer esta semana:

Conducid con cuidado: tener un gran bulto no es excusa para dejar de usar el cinturón de seguridad en el coche. Usa el cinturón de manera que se ajuste a tus muslos y caderas, y debajo de tu barriga – no por en medio de ella. La correa diagonal del cinturón debe reposar sobre la clavícula, luego bajar entre los senos y sujetarse de manera que quede por el centro de la barriga, no sobre ella. Si váis a hacer un viaje largo, asegúrate de tomar descansos regulares para evitar que tus piernas y tobillos se hinchen (igual que si estuvieras en un avión). Si tienes dolor de espalda, un cojín en la parte baja de la espalda puede ayudar a aliviarlo.

Come bien: También debes asegurarte de que estás comiendo lo suficiente de las cosas buenas para mantenerte al día con las crecientes demandas nutricionales de tu bebé: asegúrate de que tu dieta incluya mucho ácido fólico, hierro, vitamina C, calcio y proteínas. 

Comments are closed.