26 semanas de embarazo: consejos, síntomas y qué esperar

SEMANA 26 DE EMBARAZO

Bebé a las 26 semanas de embarazo

A las veintiséis semanas de embarazo, la audición de tu bebé mejora, tu presión arterial puede aumentar, y podrías comenzar a conocer a otras madres. Conoce cualquier otro síntoma que puedes esperar y lo que le está sucediendo a tu bebé y a tu cuerpo a las 26 semanas de embarazo.

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 26 semanas?

Tu bebé sigue creciendo y creciendo. Esta semana pesa 900 gramos, y mide más de 35 centímetros de largo, aproximadamente el tamaño de una cabeza entera de col rizada de arriba a abajo. Podrías hacer una deliciosa ensalada con todos los ingredientes a los que tu bebé se ha parecido en los últimos meses!

Tamaño bebé a las 26 semanas de embarazo

¿Qué hace mi bebé a las 26 semanas?

Hay muchos acontecimientos con tu bebé esta semana. En primer lugar, sus oídos estarán mejor desarrollados y serán más sensibles que nunca: podrán escuchar tu voz y la voz de tu pareja mientras habláis entre vosotros.

También abrirá lentamente los ojos. Esos bonitos ojos han estado cerrados hasta ahora, para permitir que la retina se desarrolle, pero ahora están comenzando a abrirse y a ver lo que está sucediendo dentro de tu útero. Intenta encender una linterna apuntando a tu estómago y mira si tu bebé patea en respuesta al estímulo. Sin embargo, es demasiado pronto para saber el color de los ojos de tu bebé: la parte coloreada del ojo, el iris, no se llenará hasta dentro de uno o dos meses. 

También hay otros sentidos en funcionamiento: ahora tu bebé no sólo puede oír ruidos, sino también responder a ellos, no hablando, por supuesto, sino moviéndose o con un aumento de la frecuencia del pulso.

La frecuencia cardíaca de tu bebé también habrá disminuido considerablemente esta semana, de 180 latidos por minuto a 140 a 150 latidos por minuto. Esto puede ser monitoreado en una máquina de cardiotocografía (CTG) durante tus citas prenatales y es una forma útil de controlar el bienestar de tu bebé.

Si vas a tener un niño, sus testículos pronto comenzarán a descender a su escroto, un proceso que puede tardar hasta tres meses.

Síntomas a las 26 semanas de embarazo

Síntomas a las 26 semanas de embarazo

Noches sin dormir

¿Te encuentras luchando contra el insomnio? No es ninguna sorpresa, dado todo lo que tienes que aguantar, desde necesitar ir al baño constantemente hasta tener acidez estomacal. Trata de beber menos antes de acostarte y de hacer un poco de ejercicio todos los días para ayudar a que el descanso sea más fácil.

Movimientos dolorosos del bebé

A medida que tu bebé crece, se está volviendo más atlético que nunca, pero algunas de esas patadas y empujones ingeniosos pueden, aunque no lo creas, hacerte daño. Si los movimientos se vuelven dolorosos, trata de cambiar de posición o de estirarte.

Presión arterial

Un ligero aumento en la presión arterial es común y totalmente normal a las 26 semanas de embarazo. Si durante un chequeo tu médico piensa que el pico es demasiado alto, es posible que necesites ser monitoreada regularmente. La hipertensión puede ser un signo de preeclampsia o algo más grave.

Migrañas

Si habías sufrido de migrañas antes de quedar embarazada, lo más probable es que las tengas con más frecuencia ahora que estás embarazada. Mantente alejada de la medicina fuerte para la migraña, pero prueba las terapias holísticas como el masaje, la meditación y el yoga, que son amigables con el embarazo.

Torpeza

¿Te encuentras dándote con las cosas más de lo normal, o tropezando? Esto se debe a las articulaciones aflojadas, al peso adicional y al cambio de centro de gravedad. Esto no durará para siempre – como con muchos otros síntomas, desaparecerá una vez que tengas a tu bebé – pero por ahora, ten mucho cuidado cuando estés en superficies resbaladizas y en la bañera y la ducha.

Cerebro del embarazo

Este es realmente un síntoma continuo para la mayoría de las futuras mamás. Si ser torpe no era suficiente, ¿te estás volviendo más olvidadiza y estás haciendo cosas extrañas que no puedes explicar? Al igual que la torpeza, hay una razón médica para ello. Las fluctuaciones hormonales pueden tener un efecto real en tu capacidad de pensar y actuar con claridad. Esto siempre se ve exacerbado por todo en lo que tienes que pensar.

Hinchazón

Podrías estar realmente harta de tener las piernas, los pies y los tobillos hinchados a estas alturas. Sin embargo, esta leve hinchazón es perfectamente normal y probablemente esté aquí para quedarse hasta la fecha prevista de parto. Sólo asegúrate de ponerte en contacto con tu médico si es grave o repentino, ya que puede ser un signo de algo más grave.

¿Qué hace mi cuerpo a las 26 semanas de embarazo?

Echa un vistazo a ese vientre en constante crecimiento y te darás cuenta de que tu ombligo está ahora muy fuera de control. Esto se debe a que el útero se hincha y empuja el abdomen hacia adelante. Sin embargo, no te preocupes, tu ombligo volverá a su lugar en los meses posteriores al nacimiento de tu bebé.

También debes vigilar tu presión arterial. Tu presión arterial se controlará en cada cita prenatal. En el embarazo, tu presión arterial normalmente disminuye a medida que los vasos sanguíneos se relajan y dilatan para hacer frente al volumen de sangre adicional que fluye a través de ellos. Esto significa que puedes sentirte débil o mareada, especialmente si te pones de pie rápidamente.

Sin embargo, alrededor del 5 al 10% de los embarazos pueden desarrollar hipertensión (presión arterial alta) durante el embarazo. La mayoría de los casos son leves, pero algunos pueden complicarse con la preeclampsia, que junto con la hipertensión arterial, también tiene otros síntomas como la presencia de proteínas en la orina. En general, la presión arterial por encima de 150/100 necesitará tratamiento.

Qué hacer esta semana:

Ahora es el momento de empezar a pensar y estudiar qué clases prenatales te gustaría hacer. Las clases pueden ser muy valiosas para muchas mamás nuevas, ya que aprenderás información útil sobre el nacimiento y cómo cuidar a tu bebé. Y también pueden ayudarte socialmente a medida que conozcas a otras madres en tu área.

Tienes derecho a ausentarte del trabajo para asistir a ellos. Trata de que tu pareja también lo haga, para que pueda prepararse para el nacimiento y para el bebé…

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continuas utilizando este sitio, consideramos que estás de acuerdo con esto. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar