23 semanas de embarazo: consejos, síntomas y qué esperar

SEMANA 23 DE EMBARAZO
Bebé a las 23 semanas de embarazo

A las veintitrés semanas de embarazo, tu bebé está comenzando a ganar mucho peso, tu cuerpo está cambiando rápidamente y hay algunos acontecimientos emocionantes (y también, algunos menos glamurosos) que están teniendo lugar. Estos son los síntomas que puedes esperar y qué le están sucediendo a tu bebé y a tu cuerpo a las 23 semanas.

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 23 semanas?

No nos cansamos de las comparaciones de frutas. Esta semana, tu bebé mide más de 28 centímetros de largo y pesa aproximadamente medio kilo, es del tamaño de una toronja grande.

Tamaño bebé a las 23 semanas de embarazo

¿Qué hace mi bebé a las 23 semanas?

Mucho está pasando con tu bebé esta semana. Los vasos sanguíneos de su pulmón se están desarrollando para prepararse para respirar en el mundo exterior, y también se está aclimatando a ruidos familiares, como el rugido de los coches en el exterior o el sonido de tu perro ladrando.

También hay otros desarrollos: su médula ósea está comenzando a producir células sanguíneas, y ahora podrás escuchar los latidos de su corazón a través de un estetoscopio.

Para la semana 23, tu bebé también ha comenzado a desarrollar un ciclo notorio de sueño y vigilia, de modo que habrá períodos en los que estará activo y despierto, y momentos en los que estará dormido y descansando.

Tu bebé también ha comenzado a desarrollar un notable ciclo de sueño y vigilia, de modo que habrá períodos en los que estará activo y despierto, y momentos en los que estará dormido y descansando. Comenzarás a notar estos diferentes períodos a medida que sus movimientos se hagan más claros; incluso es posible que puedas despertarlo con tus movimientos o con los sonidos que te rodean. Ten cuidado y observa si tu barriga se mueve si te das un baño caliente o si bebes un vaso de agua helada.

Síntomas comunes a tener en cuenta a las 23 semanas de embarazo

Síntomas a las 23 semanas de embarazo

Infección del Tracto Urinario (ITU)/Cistitis

Ten cuidado con las infecciones. Durante el embarazo, el cuerpo produce altos niveles de la hormona progesterona, que relaja los músculos, ayudando a que el útero se expanda, y también relaja otros músculos, como los uréteres (los conductos que conectan los riñones y la vejiga) y los esfínteres que controlan el flujo de orina hacia la vejiga. Esto significa que la orina puede volver a los riñones desde la vejiga, causando cistitis o una infección del tracto urinario (ITU) . Como resultado de esto, presta atención a cualquier síntoma, incluyendo dolor y ardor al orinar, sangre en la orina y la necesidad de ir al baño con más frecuencia. Consulta a tu médico de cabecera si estás preocupada y asegúrate de beber mucho líquido para ayudar a eliminar la infección.

Braxton Hicks

Las contracciones Braxton Hicks aparecieron por primera vez la semana pasada y parece que están aquí para quedarse. Sabemos que puede ser raro sentir que tu vientre se aprieta, pero te sirve de práctica para el gran día, el momento del parto. Bebe agua regularmente y cambia de posición para aliviar el dolor.

Distensión y gases

¡Ya sabes lo que hay que hacer! Este es un síntoma totalmente normal y continuo. Si te sientes constantemente llena, culpa a tus hormonas. La progesterona hace que el tracto gastrointestinal ralentice la digestión para que los nutrientes tengan más tiempo para llegar a tu bebé. Desafortunadamente, esto puede ser bastante desagradable para ti! Bebe mucha agua, come mucha fibra y trata de comer lentamente.

Pies y piernas hinchadas

Sí, ese viejo enemigo se queda por aquí. Gracias a la mala circulación en las piernas, es posible que nuestros tobillos y pies estén más hinchados de lo normal, especialmente en un día caluroso. Trata de hacer ejercicio suave y regularmente para aumentar la circulación, usa zapatos cómodos y bebe mucha agua. Si notas una hinchazón excesiva, ponte en contacto con tu médico, ya que podría tratarse de una preeclampsia.

Falta de aliento

A medida que tu bebé crece y tu útero se expande, otros órganos comenzarán a ser aplastados para hacer espacio para é. Tus costillas se moverán hacia arriba y hacia afuera, lo que significa que hay menos espacio para respirar profundamente, razón por la cual puedes sentirte sin aliento fácilmente. El ejercicio suave, particularmente el yoga de embarazo, es una buena idea, no sólo para mejorar tu estado físico sino también para aprender técnicas de respiración profunda.

¿Qué hace mi cuerpo a las 23 semanas?

Como siempre, espera algunos cambios en tu cuerpo esta semana, incluso los que no veas. Muchas mujeres experimentan ciertas dificultades para recordar coses durante el embarazo y  podría ser particularmente prevalente esta semana, como resultado de las hormonas del embarazo y el cansancio. Sin embargo, no te preocupes, tu memoria quedará como nueva una vez que hayas dado a luz. Si deseas hacer algo al respecto, trata de consumir muchos alimentos ricos en Omega 3 para apoyar el funcionamiento y el desarrollo saludable del cerebro tanto para ti como para tu bebé, y escribe muchas notas, ya sea en tu teléfono o en una libreta, para evitar que se te olviden detalles importantes.

¿Qué tamaño tiene mi barriga a las 23 semanas de embarazo?

Una barriga típica a las 23 semanas de embarazo mide entre 21 y 25 centímetros desde el hueso púbico hasta la parte superior del útero – por supuesto, esto varía dependiendo del tamaño de tu bebé y de la forma de tu cuerpo antes del embarazo.

¿Cuántos meses tiene 23 semanas de embarazo?

Aprender a contar tu embarazo en semanas y meses puede ser complicado, así que no te preocupes si aún no lo sabes! Para la semana 23, estás embarazada de cinco meses.

Comments are closed.